Pequeño piso moderno y cosmopolita en el centro de Madrid. Nasta, natural de Murcia, sufre una verdadera pesadilla desde que su vecina (la malvada uruguaya) le hace la vida imposible.


Dicha vecina le acusa de haber robado unas joyas a su madre muerta y con la ayuda de su hijo hará todo lo posible para recuperarlas.


La malvada uruguaya rompe su correo, le cambia el número del contador del agua, le persigue por la calle con insultos, llama a su puerta sin cesar todas las noches y lo más importante: no le deja ir al gimnasio, único refugio en esta gran ciudad.

 

Nasta, ante la desesperación, no duda en pedir ayuda a la vecina del quinto para poner fin al acoso. Kika, vecina del quinto y única amiga de Nasta, posee poderes paranormales debido a una experiencia cercana a la muerte que tuvo de pequeña en Santa Pola, Alicante. Kika puede ponerse en contacto con los espíritus y hacer hechizos.

 

¡Ah! Y en su casa Nasta nota una presencia: la de la madre muerta de la vecina. Intriga, sangre, terror, pelucas, misterio y tacones a partes iguales.

TEXTO Y DIRECCIÓN Iván Ruiz Céspedes INTÉRPRETES Luis Turpín / Manuel Monteagudo/ María José Pírez / Francisco Valcarce

GÉNERO Comedia basada en hechos reales DURACIÓN 60 minutos FECHA DE ESTRENO Junio de 2015

  • La pieza es un disparate cómico urbano, con nostalgia de provincia. En el que el autor se permite ser hiperbólico, pero a poco que te fijes sus personajes no distan en exceso del variopinto personal que puebla una ciudad como Madrid.

(Revista Tarántula. Leer crítica completa aquí)

 

  • Todos los actores realizan un trabajo digno, sobre todo teniendo en cuenta que la obra tiene el propósito de divertir y hacer pasar un buen rato, consiguiendo que el espectador pase un rato agradable, algo que siempre es de agradecer…

(A golpe de efecto. Leer crítica competa aquí)

 

  • Una comedia desenfadada en la que, por momentos, los monólogos rayan la locura hilarante.

(Cultura en Cadena. Leer crítica completa aquí)

 

  • La comedia travesti del verano en Madrid.

(El blog de Javier Sedano. Leer artículo completo aquí)